De ‘Nosferatu’ a ‘Let The Right One In’; las 13 mejores películas de vampiros de la historia

De seres legendarios a interesantes reinterpretaciones del mito; estas son algunas de las mejores películas de vampiros que hemos podido ver en el cine.

Desde la consolidación de su mito en muchas civilizaciones, los vampiros han sido centro y pretexto de todo tipo de expresiones artísticas y folclóricas. Gracias a estas, desde leyendas que se transmiten de generación en generación hasta ejercicios literarios conocidos por todos, estas criaturas ‘chupasangre’ han podido mantenerse vivas dentro de la cultura a través de los siglos. Por supuesto, el cine no se ha quedado atrás, ofreciendo a los espectadores grandes películas de vampiros que hoy viven en nuestros recuerdos… o nuestras pesadillas.

Las 13 mejores películas de vampiros de la historia

Ya sea retomando a personajes clave como Drácula o aprovechando sus figuras inmortales para darles un curioso giro, diversos cineastas de todos los países y en todas las décadas han creado notables piezas enfocadas en vampiros y la terrible maldición que los condena perpetuamente a las sombras y la sangre.

También lee: ¿Cuál es el origen de los vampiros?

Por desgracia, no todas las aproximaciones son afortunadas, con algunos casos convirtiéndose en objeto de odio y olvido por parte de los amantes de estos seres (la saga de ‘Crepúsculo‘ ostenta un lugar de honor en este apartado).

Prana-Film GmbH / Kino Lorber / American Zoetrope

Aquí presentamos las 13 mejores películas de vampiros de la historia del cine:

Nosferatu (1922)

A menos de medio siglo de la invención del cine, los vampiros llegaron a la pantalla con la película alemana ‘Nosferatu‘, dirigida por F.W. Murnau. En la cinta muda de solo 94 minutos, se cuenta la historia de un joven agente inmobiliario (Gustav von Wangenheim) que es enviado a Transilvania para cerrar la venta de una finca a un misterioso conde (Max Schreck). Al llegar al lugar, el empleado descubre que su anfitrión es un vampiro y que la compra no solo ha puesto en peligro su vida, también la de su amada esposa (Greta Schröder) y la de todo su pueblo.

Basada ligeramente en el ‘Drácula‘ de Bram Stoker, ‘Nosferatu‘ recibió aclamo universal y se convirtió en un parteaguas en la relación entre el cine y los chupasangre, al grado de ser considerada la película de vampiros más importante de la historia. Vale la pena mencionar dos grandes homenajes cinematográficos que se le han rendido a la pieza de Murnau en las últimas décadas. La primera es el remake alemán ‘Nosferatu: Phantom der Nacht‘ de 1979, dirigido por Werner Herzog y protagonizado por su inseparable –a pesar de sus constantes roces– Klaus Kinski. La otra es la cinta ‘Shadow of the Vampire‘ de 2000 en la que se cuenta la historia detrás del rodaje de ‘Nosferatu’ desde un curioso planteamiento: su protagonista, Max Schreck (Willem Dafoe), es un vampiro real.

Drácula (Dracula, 1931)

A principios de la década de los treinta, Universal Pictures decidió aprovechar el mito de ‘Drácula‘ para sumar un nuevo ‘monstruo’ a su interesante catálogo de criaturas espeluzntantes. Así se originó ‘Drácula‘, película dirigida por Tod Browning enfocada en las vicisitudes a las que se enfrenta el mítico conde (Bela Lugosi) después de instalarse en Inglaterra, enamorarse de una chica comprometida (Frances Dade) y convertirse en el centro de una investigación liderada por el doctor Abraham Van Helsing (Edward Van Sloan).

El filme se convirtió en un inesperado éxito que impulsó la carrera de su protagonista, considerado desde entonces como el vampiro por excelencia del séptimo arte.

Les lèvres rouges (1971)

Si bien durante las décadas de los 40, 50 y 60, los vampiros comenzaron a atiborrar la pantalla grande con proyectos que abarcaban géneros como la comedia o el romance, muy pocos títulos destacan de aquella época. Fue hasta los setenta que las nuevas voces autorales comenzaron a revitalizar a los personajes ‘chupasangre’ y darles un interesante giro a sus historias, conflictos y construcciones.

Quizá la primera en triunfar en ese aspecto fue la cinta belga ‘Les lèvres rouges‘, dirigida por Harry Kümel. En ella se cuenta la historia de una pareja de recién casados (John Karlen y Danielle Ouimet) que se ven atrapados por las extrañas desapariciones de mujeres en la ciudad de Brujas, a la par que desarrollan un atípico interés por una de las huéspedes del hotel donde pasan su ‘Luna de Miel’: la condesa Elizabeth Báthory (Delphone Seyrig).

Entre el misterio, la historia escrita por Kümel, Pierre Drouot, Jean Ferry y Joseph Amiel se torna irresistible al abordar a sus criaturas míticas como figuras seductoras y eróticas guiadas por todos sus deseos, no solo la búsqueda de sangre para continuar su vida.

El Ansia (The Hunger, 1983)

Basada en la novela homónima de Whitley Striber, la película ‘The Hunger‘ de 1983 también destaca gracias a su acercamiento a la inmortalidad de los vampiros. En el filme, Catherine Deneuve interpreta a Miriam Blaylock, una vampiresa que ha dedicado su larga vida a coleccionar antigüedades y amantes. El último es John (David Bowie), un músico neoyorquino que la ha acompañado las últimas décadas. Sin embargo, cuando John comienza a envejecer drásticamente en pocos días, su relación comienza a deteriorarse.

Ahí es donde entra la doctora Sarah Roberts (Susan Sarandon), una gerontóloga que se ofrece a ayudar al perturbado vampiro, sin saber que eso le abrirá la puerta a un extraño triángulo amoroso donde podría encontrar la eternidad o el dolor. La cinta, una de las pocas donde Bowie pudo demostrar su talento para la actuación, es considerada un clásico de culto.

Drácula, de Bram Stoker (Bram Stoker’s Dracula, 1992)

Tras abordar el mundo de la mafia, el crimen y las relaciones familiares, el director Francis Ford Coppola logró hacer lo que muchos consideraban imposible: traducir a la pantalla la historia de ‘Drácula’ escrita por Bram Stoker casi un siglo antes. En su película –titulada apropiadamente ‘Bram Stoker’s Dracula’–, el afamado cineasta retoma la historia del conde (Gary Oldman) tras encontrarse con el joven abogado Jonathan Harker (Keanu Reeves), quien ha viajado a Transilvania para hacerse cargo de las propiedades que el misterioso hombre tiene en Londres.

Sin embargo, la misión de Harker se complica después de que Drácula ve una fotografía de su prometida, Mina (Winona Ryder), y piensa que esta es la reencarnación de su amada Elisabetha. Mediante un elaborado plan, el vampiro llega a Londres para intentar conquistar a Mina y restablecer su amor eterno, sin saber que su rastro de acciones solo despertará las suspicacias de los ingleses, que acuden al profesor Van Helsing (Anthony Hopkins) en busca de ayuda.

Si bien la película fue bien recibida por su producción, incluso alzándose con tres premios Oscar técnicos al año siguiente, su importancia narrativa y relevancia en el mito del vampiro en el cine se fue ganando con el tiempo. Hoy por hoy no hay lista de las mejores películas de vampiros que no la incluya.

Cronos (1993)

Uno de los cineastas que han hecho auténticas maravillas al reinterpretar el mito de los vampiros es Guillermo del Toro. En su ópera prima, ‘Cronos‘, el mexicano presenta la historia de un anticuario (Federico Luppi) que encuentra un misterioso artefacto dorado que parece dotarlo de salud y vigor después de consumir un poco de su sangre. A la par, un ambicioso empresario (Claudio Brook) se entera que el mecanismo que podría darle vida eterna ha caído en manos del coleccionista, por lo que envía a su sobrino Ángel (Ron Perlman) a recuperarlo.

A la mitad entre un cuento fantástico y una película de terror, Del Toro construye un elaborado relato sobre la inmortalidad y la sed de sangre, alejándose de la estructura habitual de la leyenda de los vampiros. Curiosamente, el cineasta tapatío ha abordado a estos seres chupasangre en repetidas ocasiones a lo largo de su carrera, ya sea en películas como ‘Blade II‘ o en su trilogía de libros oscuros: ‘Nocturna‘, ‘Oscura‘ y ‘Eterna‘.

Nadja (1994)

Inspirado por los trabajos de Hal Hartley y David Lynch (quien incluso hace un cameo en el filme), el director estadounidense Michael Almereyda presenta en su película ‘Nadja‘ un retrato vampírico tan extraño como sexy. En él, Elina Löwensohn interpreta a Nadja, la hija del conde Drácula que decide viajar a Nueva York para esparcir las cenizas de su padre y liberarse de su inmortalidad maldita.

Sin embargo, sus planes se ven frustrados cuando conoce a Cassandra (Suzy Amis), una chica perdida en la noche. Tras desarrollar un vínculo, Nadja acude con su hermano gemelo Edgar (Jared Harris), que enfrenta una enfermedad que podría acabar con su vida muy pronto. Después de revelar su identidad vampírica a Cassandra, los hermanos descubren una terrible verdad: su nueva invitada es la hija de Van Helsing (Peter Fonda), el asesino de Drácula y uno de los cazadores de vampiros más peligrosos del mundo.

The Addiction (1995)

Proyectada en el Festival de Cine de Berlín de 1995, la cinta ‘The Addiction‘ de Abel Ferrara presenta una interesante alegoría sobre el abuso de drogas partiendo de una historia de vampiros. Ahí, la actriz Lily Taylor interpreta a una estudiante que comienza a desarrollar una fascinación por la sangre después de ser mordida por Casanova, una atractiva vampiresa (Annabella Sciorra).

Convertida en una nueva criatura de la noche, la joven decide enfocar su energía en estudiar lo que le sucede. Desafortunadamente, sus instintos asesinos son más fuertes que su voluntad. Christopher Walken, Edie Falco y Michael Imperioli también aparecen en el filme que poco a poco se ha consolidado como una de las mejores películas de vampiros de la historia gracias a su propuesta narrativa y visual.

Déjame entrar (Låt den rätte komma in, 2008)

Basada en la novela homónima de John Ajvide Lindqvist (quien también participó en la adaptación), la cinta sueca ‘Déjame entrar‘ es quizá la mejor interpretación del mito de los vampiros desde el punto de vista adolescente. En la película de Tomas Alfredson, Oskar (Kåre Hedebrant) es un adolescente abusado que inicia una amistad con Eli (Lina Leandersson), una misteriosa chica de su edad.

Conforme avanza el tiempo, la relación entre los chicos se vuelve más fuerte, incluso cuando Oskar comienza a sospechar que su nueva amiga es un vampiro que se ha visto involucrado en una serie de muertes en su vecindario. Establecida como una de las mejores películas suecas de los últimos años y un representante de honor en el cine de vampiros, ‘Låt den rätte komma in‘ conquistó a las audiencias globales tras su estreno en festivales. Fue nominada al BAFTA, el Goya y los Critics’ Choice Awards. Además se produjo un remake estadounidense y una afortunada adaptación teatral a cargo del National Theatre de Londres.

Sed de sangre (Thirst, 2009)

Dirigida por Park Chan-wook –reciente ganador del premio a Mejor Dirección en el Festival de Cannes–, la película surcoreana ‘Thirst‘ sigue a un atormentado sacerdote (Song Kang-ho) que contrae una peligrosa enfermedad después participar en las pruebas de una vacuna contra el mortal Virus Emmanuel. Tras recuperarse milagrosamente, el pastor se convierte en un ídolo de su comunidad, motivando peregrinaciones multitudinarias a su iglesia. Una de sus creyentes es Tae-ju (Kim Ok-bin), esposa de uno de sus amigos de la infancia.

Lo que la gente no sabe es que el sacerdote no sobrevivió del todo a su dolencia, pues un día despierta convertido en un vampiro. Ahora, el religioso intentará detener su sed de sangre, al mismo tiempo que se enfrenta a sus deseos carnales.

Solo los amantes sobreviven (Only Lovers Left Alive, 2013)

Dos amantes vampiros (Tilda Swinton y Tom Hiddleston) se reúnen tras un largo periodo separados. Ambos buscan sangre en una sociedad desolada que se cae a pedazos. Aunque parecen estar condenados a pasar la eternidad juntos, las cosas toman un rumbo complicado cuando aparece Ava (Mia Wasikowska), la hermana menor de la vampiresa.

Escrita y dirigida por el realizador de culto Jim Jarmusch, uno de los favoritos del Festival de Cannes, ‘Solo los amantes sobreviven‘ plantea cuestionamientos interesantes sobre el amor y la eternidad, al mismo tiempo que cuenta pausadamente su historia nostálgica. Cabe señalar que esta fue una de las últimas películas de dos grandes actores: el joven Anton Yelchin y el mítico John Hurt.

Entrevista con unos vampiros (What We Do in the Shadows, 2014)

Un equipo de documentalistas ha asegurado un hito en el cine: seguir a una familia de vampiros, conocer su historia y atestiguar sus poderes míticos. El resultado está lejos de lo que cualquiera imaginaría. Aún así, estamos ante una de las mejores películas de vampiros de la historia.

En ‘What We Do in the Shadows‘, los directores neozelandeses Jemaine Clement y Taika Waititi aprovechan la estructura del falso documental –o mockumentary– para darle un nuevo aire al mito de los vampiros, quitarles la pesadumbre que los acompaña y regalarles uno de sus retratos más absurdos y ‘humanos’. Por cierto, es de aplaudir las curiosas interpretaciones que Clement y Ben Fransham hacen de sus personajes Vladslav y Petyr, inspirados en los vampiros de Gary Oldman en ‘Drácula, de Bram Stoker’ y Max Schreck en ‘Nosferatu’.

Una chica regresa sola a casa de noche (A Girl Walks Home Alone at Night, 2014)

En 2014, la directora Ana Lily Amirpour confeccionó uno de los retratos más fascinantes de los vampiros en el cine: ‘A Girl Walks Home Alone at Night‘. La película, presentada en el Festival de Sitges y adaptada a una novela gráfica años después, se ubica en la ficticia ciudad iraní de Bad City, donde la marginación se combina con el misterio.

Ahí vive una extraña chica (Sheila Vand) que esconde una fascinante historia debajo de su chador: ama escuchar música, andar en patineta y consumir la sangre de personas que encuentra vagando en las noches. Su vida parece avanzar sin mayores complicaciones que las que le da su contexto social hasta que conoce a Arash (Arash Marandi), un joven del que comienza a interesarse más allá de lo normal.

Enmarcada por una fotografía en blanco y negro que hace aún más fascinante a sus personajes e historia, el debut de Amirpour atrapa al espectador a base de ritmos indies y lo conquista cuando la muerte se hace presente. Ya sea por las víctimas atrapadas por el conflicto de su protagonista o por la estupenda canción homónima de White Lies que suena en una de sus mejores escenas.

¿Conoces otras grandes películas de vampiros? ¿Qué títulos nos hicieron falta en este conteo con las mejores películas de vampiros?

Sigue leyendo

Nosferatu cumple 100 años y esta es su historia (oculta)

7 lugares del mundo para visitar si eres amante de los vampiros

Las 8 mejores películas mudas de terror que son consideradas de culto

Datos que no sabías de ‘Drácula’, la inmortal novela de vampiros de Bram Stoker

Vampiros reales: las enfermedades que fortalecieron el mito de los “chupasangre”

De ‘Nosferatu’ a ‘Let The Right One In’; las 13 mejores películas de vampiros de la historia – Muy Interesante